Mar 032015
 

Después de conseguir un ejemplar del libro de Joel Meyerowitz, Retrospective y de haber tenido la oportunidad de hojearlo en más de una ocasión hay un tema que me ha llamado la atención: el que tiene que ver con los diferentes formatos que ha utilizado Meyerowitz a lo largo de su carrera.

joel-meyerowitz_new-york-city_say-say-say-inc_blog

© Meyerowitz

Por lo que he podido ver hay 2 transiciones importantes en su trabajo, la primera corresponde como a otros muchos fotógrafos de su época al paso del blanco y negro al color. Curiosa la manera de ilustrarlo, ya que durante un tiempo el fotógrafo llevaba 2 cámaras y realizaba la misma toma con cada una de ellas para ver el resultado que le ofrecía cada soporte.

meyerowitz1

© Meyerowitz

 

8790bc4496f3f66b0e506720799a0cd2-large

© Meyerowitz

 

La segunda transición es la que más me ha llamado la atención ya que corresponde al cambio del tipo de cámara, deja de utilizar una cámara pequeña, discreta y ligera, para cambiar a una cámara de gran formato 8×10 y que solo se podía utilizar con trípode.

Joel-Meyerowitz

¿Como se puede justificar este cambio en apariencia ilógico? Pues en el libro explica lo siguiente:

I wanted even more description than the 35mm camera could bring, so I tried medium-format camera and color negatives, which were quite slow, so I thought, if I have to put a camera on a tripod then maybe I should really go big and use an 8×10″

En definitiva, sacrifica instantaneidad por ser más descriptivo.

Hombre, pues la verdad es que lo consiguió… solo hace falta ver algunas imágenes para darse cuenta que las fotografias en gran formato son más ordenadas, más reflexionadas, menos instintivas e incluso más experimentales…

tumblr_l1uwr3WaEW1qami65o1_500

© Meyerowitz

 

Pero la pregunta que me ronda la cabeza es: ¿¿quizás también son más aburridas?? 

La respuesta imagino que depende de lo que cada fotógrafo o lector de imágenes sienta,  a lo que es más sensitivo y/o receptivo.

Lo cierto es que no puedo dejar de darle vueltas al asunto, no se si seré el único que no lo ve claro.

meyerowitz004

© Meyerowitz

Por su orden me recuerdan a las fotografías de Stephen Shore, de su Uncommon Places. Imágenes que siempre me han costado, lo reconozco.

4.2.7

© Stephen Shore

 

Jun 042011
 
Ayer tuve la oportunidad de hojear un libro que me llamó poderosamente la atención se trata de “Ante el silecio” de Christophe Agou.
Mis reticencias llegaban porqué se trata de un libro premiado, con el lema: “European Publishers Award for Photography 2010″.
©Christophe Agou
No digo que no sea justo vencedor, no conozco el resto de trabajos pero todo lo que huele a premios me provoca reticencia.
©Christophe Agou
De todos modos tengo que reconocer que me rendí al trabajo de este fotógrafo francés, del que solo sabía que pertenece al celebrado colectivo In-public.
©Christophe Agou

Mejor dejaré que sea él mismo quién explique de que va el libro y cuales eran sus motivaciones a la hora de realizarlo, tan solo suscribir el poderoso sentimiento que provocan observar sus imágenes al ávido lector de experiencias y anotar que al “leer” el libro me vino a la mente el trabajo que Walker Evans realizó junto a James Agee para documentar la pobreza extrema durante la depresión estadoudinense de principios de los años 30.
El tiempo pasa pero hay cosas que no cambian.

©Christophe Agou

“En el invierno de 2002, comenzé a documentar la vida y las emociones de los agricultores que viven en la región de Forez, uno de los secretos mejor guardados de Francia. Siempre he tenido un profundo afecto por esta tierra en la que nací y viví hasta los 16 años – una región donde la agricultura y la ganadería han forjado la identidad cultural de los pueblos y se alimenta la imaginación de más de un siglo. 

©Christophe Agou

 En los últimos 6 años, viajé a las partes menos conocidas de este vasto dominio en el que me sentí inspirado por el silencio que he encontrado y trasladado por los hechos y el carisma de la gente que me encontré. Cuanto más veía, más me quería meter de lleno en sus vida y revelar los sentimientos ocultos de su naturaleza. Con el tiempo y a través de un proceso gradual de crear confianza, aceptaron mi ojo curioso y me permitieron fotografiar su diaria existencia. 

©Christophe Agou

 Mi esperanza es presentar una visión personal y poética de la vida llena de gran fuerza, la sabiduría, la nostalgia y el amor. Quiero ir más allá de documentar la autenticidad de su existencia y la vida de mucha mano de obra, para presentar un retrato más profundo y más íntimo. Me encanta esta gente por lo que son y no por lo que dicen. Este proyecto es para mí una meditación sobre la vida y la muerte, el silencio y la soledad que parecen cada vez más presente en nuestras vidas.” 
(Christophe Agou)

©Christophe Agou
©Christophe Agou