Ago 042011
 

Acabo de empezar a leer este libro de 497 páginas ya que José Manuel Navia nos lo recomendó encarecidamente en el taller que realizaron “Els Amics de la fotografía” de Torroella de Montgrí hace ahora ya algo más de dos años y era algo que tenía pendiente desde entonces.

Se trata de un clásico larvado en el verano de 1936 gracias a una colaboración de un escritor, James Agee y de un fotógrafo, Walker Evans. El libro concentra las experiencias de ambos en su convivencia con 3 familias arrendatarias del sur de Estados Unidos durante la Gran Depresión, viviendo en la más absoluta de las pobrezas.

No voy a hacer un análisis del libro, pues aún no lo he leído. Lo he empezado, pero soy un enfermo de las citas y cuando algo lo considero notable lo remarco.

Considero adecuado la siguiente cita:

Porque en el mundo inmediato todo puede ser discernido por quien sea capaz de discernirlo, y central y sencillamente, sin disecciones científicas ni digestiones artísticas, sino intentando, con la totalidad de la consciencia, percibirlo tal como es: de modo que el aspecto de una calle soleada pueda gritar en su propio corazón como una sinfonía, quizá como ninguna sinfonía sabría hacerlo: y la conciencia entera se traslada de lo imaginado, lo revisable, al esfuerzo de percibir simplemente el cruel esplendor de lo que es.

Por eso la cámara me parece, después de la conciencia sin ayuda y sin armas, el instrumento central de nuestro tiempo; y por eso también siento cólera ante su mal uso (…) sólo conozco a menos de doce personas vivas en cuyos ojos pueda confiar incluso tanto como en los míos.

En este fragmento se habla de una manera directa del poder de la fotografía como un instrumento para mostrar la realidad tal cual es, o no…. si ésta se utiliza perniciosamente…

Sin lugar a dudas es una interesante reflexión, en la que nos confirma la subjetividad extrema en la que sobrevive la fotografía. La fotografía dificilmente pueden ser objetiva, aunque algunas personas -erradas ellas- aún piensen que pueda serlo.

Imágenes aparentemente objetivas -como las de Walker Evans- nos engañan y nos muestran una cruda realidad con un falsa objetividad, distante, suave y a veces cruel, en las que Evans parece que no se implique en la toma de las fotografías pero que consiguen que éstas te queden grabadas en la mente y uno las recuerde casi sin querer.

 

Ago 042011
 

Acabo de empezar a leer este libro de 497 páginas ya que José Manuel Navia nos lo recomendó encarecidamente en el taller que realizaron “Els Amics de la fotografía” de Torroella de Montgrí hace ahora ya algo más de dos años y era algo que tenía pendiente desde entonces.

Se trata de un clásico larvado en el verano de 1936 gracias a una colaboración de un escritor, James Agee y de un fotógrafo, Walker Evans. El libro concentra las experiencias de ambos en su convivencia con 3 familias arrendatarias del sur de Estados Unidos durante la Gran Depresión, viviendo en la más absoluta de las pobrezas.

No voy a hacer un análisis del libro, pues aún no lo he leído. Lo he empezado, pero soy un enfermo de las citas y cuando algo lo considero notable lo remarco.

Considero adecuado la siguiente cita:

Porque en el mundo inmediato todo puede ser discernido por quien sea capaz de discernirlo, y central y sencillamente, sin disecciones científicas ni digestiones artísticas, sino intentando, con la totalidad de la consciencia, percibirlo tal como es: de modo que el aspecto de una calle soleada pueda gritar en su propio corazón como una sinfonía, quizá como ninguna sinfonía sabría hacerlo: y la conciencia entera se traslada de lo imaginado, lo revisable, al esfuerzo de percibir simplemente el cruel esplendor de lo que es.

Por eso la cámara me parece, después de la conciencia sin ayuda y sin armas, el instrumento central de nuestro tiempo; y por eso también siento cólera ante su mal uso (…) sólo conozco a menos de doce personas vivas en cuyos ojos pueda confiar incluso tanto como en los míos.

En este fragmento se habla de una manera directa del poder de la fotografía como un instrumento para mostrar la realidad tal cual es, o no…. si ésta se utiliza perniciosamente…

Sin lugar a dudas es una interesante reflexión, en la que nos confirma la subjetividad extrema en la que sobrevive la fotografía. La fotografía dificilmente pueden ser objetiva, aunque algunas personas -erradas ellas- aún piensen que pueda serlo.

Imágenes aparentemente objetivas -como las de Walker Evans- nos engañan y nos muestran una cruda realidad con un falsa objetividad, distante, suave y a veces cruel, en las que Evans parece que no se implique en la toma de las fotografías pero que consiguen que éstas te queden grabadas en la mente y uno las recuerde casi sin querer.

 

Jun 042011
 
Ayer tuve la oportunidad de hojear un libro que me llamó poderosamente la atención se trata de “Ante el silecio” de Christophe Agou.
Mis reticencias llegaban porqué se trata de un libro premiado, con el lema: “European Publishers Award for Photography 2010″.
©Christophe Agou
No digo que no sea justo vencedor, no conozco el resto de trabajos pero todo lo que huele a premios me provoca reticencia.
©Christophe Agou
De todos modos tengo que reconocer que me rendí al trabajo de este fotógrafo francés, del que solo sabía que pertenece al celebrado colectivo In-public.
©Christophe Agou

Mejor dejaré que sea él mismo quién explique de que va el libro y cuales eran sus motivaciones a la hora de realizarlo, tan solo suscribir el poderoso sentimiento que provocan observar sus imágenes al ávido lector de experiencias y anotar que al “leer” el libro me vino a la mente el trabajo que Walker Evans realizó junto a James Agee para documentar la pobreza extrema durante la depresión estadoudinense de principios de los años 30.
El tiempo pasa pero hay cosas que no cambian.

©Christophe Agou

“En el invierno de 2002, comenzé a documentar la vida y las emociones de los agricultores que viven en la región de Forez, uno de los secretos mejor guardados de Francia. Siempre he tenido un profundo afecto por esta tierra en la que nací y viví hasta los 16 años – una región donde la agricultura y la ganadería han forjado la identidad cultural de los pueblos y se alimenta la imaginación de más de un siglo. 

©Christophe Agou

 En los últimos 6 años, viajé a las partes menos conocidas de este vasto dominio en el que me sentí inspirado por el silencio que he encontrado y trasladado por los hechos y el carisma de la gente que me encontré. Cuanto más veía, más me quería meter de lleno en sus vida y revelar los sentimientos ocultos de su naturaleza. Con el tiempo y a través de un proceso gradual de crear confianza, aceptaron mi ojo curioso y me permitieron fotografiar su diaria existencia. 

©Christophe Agou

 Mi esperanza es presentar una visión personal y poética de la vida llena de gran fuerza, la sabiduría, la nostalgia y el amor. Quiero ir más allá de documentar la autenticidad de su existencia y la vida de mucha mano de obra, para presentar un retrato más profundo y más íntimo. Me encanta esta gente por lo que son y no por lo que dicen. Este proyecto es para mí una meditación sobre la vida y la muerte, el silencio y la soledad que parecen cada vez más presente en nuestras vidas.” 
(Christophe Agou)

©Christophe Agou
©Christophe Agou
May 032011
 
Gracias al blog de Maria Rosa Vila, enfocant, he sabido que Vivian Maier ya tiene una web dedicada a su figura.
Una mujer que se dedicaba a cuidar niños y que durante más de 40 años se dedicó a fotografiar -especialmente en las calles de New York- la excepcionalidad de la cotidianidad. Lo romántico del asunto es que durante todo ese tiempo nunca mostró una fotografía.
Hoy he estado repasando las imágenes de esta fantástica street photographer y me han llamado la atención además de las fotografías realizadas con una rollei de formato 6×6, sus fotografías en color.
Realmente hay poquitas, pero de una calidad importante. Quizás me ha llamado especialmente la atención esta primera imagen.
©Vivian Maier
Los 4 protagonistas están situados en el centro de la misma, me parece una fotografia bella y de una composición exquisita. Sin duda el color en esta imagen es un valor añadido.
Otra fotografía en la que se situa el punto de interés justo en el centro de la fotografía es la siguiente:
©Vivian Maier

¿es quizás esta tendencia una herencia de sus trabajos en formato medio?  Me da que si, pero me gustaría saber vuestra opinión.

©Vivian Maier
También en el apartado selfs portraits encontramos una serie de autoretratos notables.

©Vivian Maier
©Vivian Maier
©Vivian Maier
No se si también os ha pasado a vosotros pero sin dudas me quedo con ganas de mas, de mas fotografias de Vivian en color.
No tengo ni idea de si su trabajo en color fue extenso o si por el contrario fue algo anecdótico o experimental, espero que sea lo primero…
Abr 222011
 
En nuestra última reunión de los miembros fundadores de Calle 35, Domingo Venero me estuvo enseñando unas fantásticas fotografías que ha incorporado en su recién inagurada web. Estas imágenes tienen como común denominador el hecho de que aparece el mismo Mingo en ellas, ya sea a través de reflejos, sombras, etc…
Hay que reconocer que esto no es algo novedoso, desde la aparición de la fotografía la gran mayoría de fotógrafos han incorporado este registro en su repertorio, del que me parece que pocos fotógrafos se salvan – me incluyo.

Lee Friedlander publicó en 1970 un libro llamado Self-portrait y cuyo eje discursivo fue exactamente este, en todas las fotografías aparece por activa y por pasiva el mismo Friedlander.

En el prólogo del libro Friendlander comenta que este fue un proyecto que se le fue apareciendo y que empezó inicialmente como retratos directos.

Para ir derivando en retratos en los que aparece a través de sombras, reflejos, etc… y hace un análisis de como cambia una fotografía en las que el mismo fotografo aparece casi como un intruso alterando el discurso de la imagen.

Como homenaje al amigo Friedlander, subo este autoretrato realizado hace 2 días.