Feb 282011
 
Con el referente de los fotógrafos de calle clásicos y grupos como In-Public o seconds2real, nace Calle 35, el primer grupo de fotógrafos de calle de habla hispana.
Calle 35 es un colectivo cuya finalidad es divulgar y disfrutar la fotografía de calle. Formado inicialmente por Marcelo Caballero, Carlos Prieto, Rafa Pérez, Domingo Venero Barberán y Rafa Badia, este colectivo con base de operaciones en Barcelona está abierto a nuevas incorporaciones y miradas. 

La voluntad de los fundadores es ofrecer espacio a quienes disfruten con la práctica de la foto urbana como forma de expresión estética y  testimonio documental de una época. También como una pacífica y lúdica reivindicación de la vía pública como espacio social perteneciente a la ciudadanía. Hemos creado una página web con galerías de imágenes, y tenemos previsto realizar charlas y conferencias para dar a conocer el trabajo de maestros de la street photography; desarrollar proyectos fotográficos en colectivo y, a medio plazo, realizar exposiciones y editar publicaciones con imágenes de nuevos autores. Se pretende, además, ofrecer una perspectiva diferente a la de la órbita anglosajona, apostando por la visión propia de los fotógrafos del sur de Europa y América Latina.
Podéis ver las galerías de Calle 35 en nuestra nueva web y estar informados de todo lo que acontece en el colectivo en el blog, en la página de Calle 35 en Facebook y en nuestra cuenta de Twitter.
Ene 212011
 
Corría el año 2003 cuando fué la última vez que fuí a un estadio a ver un partido de fútbol.  El estadio en cuestión -como en esta ocasión- fué el Camp Nou, ya que vivo en Barcelona y el Barça es mi equipo desde pequeñito.


Ha llovido, pero las sensaciones al regresar son muy similares a excepción del nivel mostrado por el equipo. 


Pero como este no es un blog deportivo ni pretendo dar rienda suelta a mis pasiones culés, me limitaré a narrar las sensaciones que servidor tuvo al pisar de nuevo nuestro circo romano contemporáneo.
“Panem et circenses”,  no hay leones ni gladiadores pero las masas se concentran alrededor de 22 tíos que corren detrás de una pelota y que cobran una pasta. 


Se que lo que acabo de escribir es un tópico, pero el dueto protagonizado por la crisis y el entretenimiento de las masas se está empezando a convertir en uno de categoría por la longitud inesperada del túnel.


De todos modos tengo que reconocer que a pesar de todo lo mencionado anteriormente, lo pasé bien. 
Éste se trata de un espectáculo basado en la pasión, la competición, los sentimientos y en el caso del Barça la estética.


Si como era mi caso hace tiempo que no se pisa un estadio como el Camp Nou la verdad es que impresiona por sus dimensiones. 


Un recinto con capacidad para 90.000 personas es como mínimo llamativo. Así que no es de extrañar que cuando finaliza el encuentro siempre se pueda ver a algún aficionado observando el estadio cuando la mayoría de gente ya ha abandonado sus localidades.


Los accesos se colapsan y las calles adyacentes al estadio sufren de la periódica masificación quincenal de aficionados satisfechos que ahora si corren a refugiarse del frío acumulado. 

Ene 052011
 

Cuando el invierno se acomoda entre nosotros, el frío juega fuerte y los árboles desnudos miran al cielo.

Es entonces cuando algunos salen de la ciudad y se adentran en terrenos montañosos con la finalidad de practicar el esquí. Aunque también es cierto que no todas las personas que deambulan por las estaciones tienen ese deseo.

Quizás sea por desconocimiento, por economía o porque sus intenciones no van más allá de revivir la efímera ilusión de ver la nieve. Lo cierto es que se puede ir a una estación de esquí como en este caso la de Vallter 2000, muy cercana a Camprodon y no cargar con unos esquís.

De hecho los gestores de la estación conscientes de ello han habilitado una zona de ocio dedicada exclusivamente al uso de trineos, con una gran cinta transportado que evita a los usuarios el esfuerzo de caminar ladera arriba.

Yo no tengo nada en contra de la gente que esquía, me parece estupendo pero ya sea por mi torpeza o por mi escasa habilidad con cierto tipo de deportes de un día a esta parte decidí dejar de intentarlo.
Recuerdo la última vez que fuí precisamente a esta estación,  terminé -sin aún hoy saber cómo- esquiando hacia atrás.

Se puede ir a una estación de esquí para admirar el paisaje, observar la aparatosa ropa de los esquiadores o simplemente alimentar la curiosidad.
Aunque estoy seguro que algún esquiador-lector se pondrá las manos en la cabeza al leer estas líneas, pero lo asumo con deportividad.

 ¡Que no os traigan carbón los Reyes Magos!

Ene 032011
 

Durante el mes de diciembre se celebra en los alrededores de la Sagrada Família la Fira de Nadal.

Es una cita anual que revoluciona aún más si cabe los aledaños de la recién inagurada Basílica que un servidor no puede dejar de fotografiar al pasar cerca de ella ya que -en cierto modo- siento envídia de las decenas de turistas que se agolpan con sus cámaras día si y día también como si de una procesión se tratara.

La Fira siempre se ubica enfrente del templo en la fachada de la Pasión y en ella encontramos todo lo necesario para ornamentar nuestras casas con los típicos adornos navideños.

Desde figuras de pessebre, luces de navidad o los clásicos abetos forma parte de la oferta de la Fira.

Una de las cosas que más me llamaron la atención fué volver a ver después de muchos años algo tan típico de las ferias populares y también de los parques de atracciones como es lo que se llama algodón de azúcar.
Fué verlo y me transportó a mi infancia lo que me llenó de ilusión y al mismo tiempo de curiosidad por ver como el artesano creaba en apenas unos segundos esa esponjosa nube de azúcar de color rosa.

En definitiva es otra buena propuesta para dejarse atrapar por el ambiente navideño que casi con toda seguridad nos evocará a nuestra infancia con los más variados detalles a los pies de la Sagrada Família.
Dic 292010
 

Toulouse es una ciudad situada en el sur de Francia a medio camino entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.

Llamada la ciudad roja -por la rojez de sus edificicaciones más antiguas- se caracteriza entre otras cosas por ser el inicio del Canal du Midi, se trata de una vía navegable construida en el s.XVII que une la ciudad de Toulouse con el Mar Mediterráneo. El Canal es uno de los principales puntos de interés de la zona ya que se organizan todo tipo de actividades alrededor del canal.

Otro de los atractivos de la ciudad son los múltiples monumentos e iglésias como por ejemplo la Eglise des Jacobins, impresionante por sus 8 columnas interiores de 28 m de altura que sostienen la nave principal formando una iglésia de un único espacio con una gran sensación de amplitud gracias a su elevada altura.

La característica más celebradada es la forma de terminación de palmera de cada columna dando un aire muy moderno para una edificación de los siglos XIII-XIV.

En estas fechas nos encontramos con el tradicional mercado de navidad situado justo en el centro de la ciudad en una amplia plaza llamada Place du Capitole.

Repleta de paradas navideñas tan acogedoras como variopintas, nos podemos encontrar desde instrumentos musicales tan arcaicos como tradicionales haciendo sonar -como no- la La Marseillaise

…hasta un Papá Noel afrancesado con una barba muy postiza…

…o  unos tentadores crêpes a los que es difícil resistirse y más si esa tentación viene acompañada de tanta simpatía.

Siendo la oferta tan variada es difícil que nada despierte el interés del visitante.
Las atracciones temporales conviven con las permanentes y tratándose de una ciudad francesa es fácil encontrarse con los típicos carrouseles…

Debe ser una costumbre muy típica ya que en la gran mayoría de ciudades francesas que he visitado o he estado de paso siempre me he encontrado con al menos uno.
En este caso sirve para que los niños se puedan entretener mientras sus padres distraídos se comen los deliciosos crêpes o gofres que se podían adquirir en “demasiadas” paradas.