Dic 132010
 

La semana pasada -como ya sabéis- se cumplieron 30 años del asesinato del Beatle más destacado. Cada 8 de diciembre sus seguidores más acérrimos se juntan en el “monumento-mosaico” creado en su honor en Strabwerry Fields de Central Park en la isla de Manhattan a la altura de la 72nd St. Station.

Esta foto evidentemente no ha sido tomada en diciembre pero si en mayo y certifica que en todas las épocas del año los turistas y curiosos se concentran en este punto obligado de visita situado a pocos metros del edificio Dakota donde vivió y fué asesinado John Lennon.
En los aledaños encontramos pequeñas paradas cuyo tema principal son fotografías del homenajeado Beatle cuando vivía en el Upper West Side que se han convertido en elementos icónicos.

En cierto modo, pensar en John Lennon gracias a nuestro imaginario colectivo nos hace pensar en Central Park.
Nueva York es muchas cosas y muchas de ellas muy buenas, pero si algo la caracteriza del resto de ciudades es ese rectangulo gigantesco y verde situado en el medio del mapa que da aire a esta urbe.
Solo hace falta elevar un poco el punto de vista para comprobar las dimensiones de las que estamos hablando.

Cuando llegan los fines de semana, el parque se convierte es un espacio público tomado por los estresados neoyorquinos para tomar el sol, jugar al ajedrez o simplemente pasear sin el sonar de las sirenas o los claxons de los coches.
 

En la parte más “upper” del parque nos encontramos con diversos campos de beisbol en el que los chavales entrenan entre semana con sus compañeros de clase al estilo más yankee.

Y los fines de semana si hace buen tiempo, los estanques literalmente se “colapsan” de botes el más puro estilo newyorker de las películas de Woody Allen en la que los protagonistas intentaban remar si que volcara la barca.

 
Pero de todos es sabido que Manhattan tiene un clima atlántico bastante extremo con inviernos fríos y veranos asfixiantes. 
Lo que en mayo es de un modo, en pleno invierno Central Park se convierte en un lugar bucólico pero no por ello exento de magnetismo y belleza.

  4 Responses to “John Lennon y Central Park”

  1. Central Park alimenta la sana envidia, sobre todo si vives en Barcelona, bastante escasa de espacios verdes. Buen post, Carlos. Gracias!

  2. Si Rafa, eso mismo pensaba cuando paseaba por el parque y veía a los ciclistas superequipados haciendo ruta por allí en un camino asfaltado sin coches…. ¡Que envidia me daba!

  3. Nueva York es envidia para fotografos , ciclistas , runners , y otras especies . Interesante entrada Carlos , estuve en NY hace casi 10 años y " ardo en deseos " de volver . Un saludo .

  4. Tienes razón Ángel, es difícil no envidiar a los estresados neoyorquinos por todas y tantas ofertas que ny ofrece.
    Estuve en mayo y la verdad es que no me importaría volver, de hecho a través de esta entrada de algún modo estoy volviendo allí.
    Gracias por el comentario.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)